ABOGADOS DE EMPRESA

ABOGADOS DE EMPRESA EN EL MUNDO MODERNO.

Diferentes tareas de los abogados de empresa

¿Estudio jurídico tercerizado o abogado empleado en la empresa?            ¿O existe alguna otra alternativa?

Visión empresaria integral. Nuestra visión legal empresaria es interdisciplinaria y propone prevención de conflictos, planificación estratégica, y control de daños.

Hoy en día, la abogacía de empresa no se debe centrar en el litigio tribunalicio. Eso debe ser la última instancia.
El asesoramiento integral y en armonía con los conocimientos de otras áreas, resulta fundamental en un mundo empresarial en constante cambio.

El sector legal de una organización puede estar encomendado a un departamento específico de la misma, el «sector legales», conformado por uno o más abogados que cobran una remuneración fija por llevar adelante las distintas necesidades legales de la empresa; o puede tercerizarse a un estudio jurídico externo que reciba las causas y consultas específicas.

Considero que el abogado que se encuentra en relación de dependencia en una organización, y por lo tanto respetando un horario determinado y asumiendo casi exclusividad con la misma, puede perder autonomía intelectual para pensar el mejor asesoramiento posible. Pensar que la persona a la que asesora es la misma que le reporta el ingreso principal en su vida, puede no ser la mejor situación para asesorar. No siempre el asesoramiento correcto es el que el asesorado quiere escuchar, máxime en el ámbito empresarial. 


Es sano que el abogado mantenga cierta independencia en su profesión. entendiéndose por tal la independencia intelectual recién explicada. Entre honorarios y salario hay un diferencia sumamente importante para el ejercicio óptimo de la profesión. 

Además, el confinamiento a las necesidades legales particulares de la empresa en que labora el profesional lo cercena en su constante capacitación interdisciplinaria que suele obtenerse en el ejercicio independiente. Esta capacitación dinámica constante que los abogados experimentamos en nuestra profesión resulta un valor agregado para las empresas, las cuales tradicionalmente reconocen esta ventaja. 

Así como he dicho esto, también debo decir que tampoco resulta beneficioso que el estudio jurídico tercerizado por la empresa para que maneje sus asuntos legales, malinterprete aquella independencia intelectual como una excesiva libertad para y que esto se traduzca en desidia. Me explico. No creo que sea la situación ideal sea la de un estudio jurídico que toma la consulta de la empresa u organización como una más entre todos sus clientes, se la contesta o resuelve la cuestión y se olvida de la empresa hasta nuevo aviso.

Todos sabemos que el giro empresarial posee una dinámica tal que el asesoramiento aislado no resulta satisfactorio. Lo más importante del asesoramiento legal empresarial es el carácter preventivo y el acompañamiento en la toma de decisiones, con panoramas previos, contingencias posibles, consecuencias inevitables, etc. Esto obviamente requiere del profesional cierto conocimiento del giro empresarial, conocimiento personal de las personalidades de los miembros de la empresa que van a tomar la decisión, manejo del rubro específico, conocimiento de los marcos normativos específicos que involucran a la empresa (organismos públicos, convenios colectivos de trabajo, resoluciones de entidades, etc). 

Por estas razones, advierto que la mejor situación posible en estos términos tiene que ver con lo que ofrecemos en M&Z. El asesoramiento a empresas, sin relación de dependencia, con total libertad intelectual, pero con un compromiso recíproco: un abono fijo por parte de la empresa, y un asesoramiento y acompañamiento específico por parte del profesional. Esto implica interiorizarse en el giro empresarial, conocer las necesidades de la organización, detectar las lagunas legales específicas, pregonar el carácter preventivo del asesoramiento, mantener un contacto constante, personal y fluído con la empresa. 

De esta manera, el abogado amplía su desarrollo profesional, en beneficio propio, pero también en beneficio de la empresa y de la sociedad toda, que contará con abogados interdisciplinarios, con capacidad de tomar decisiones eficaces para cada situación particular que se le planteen. 

Hagamos un sociedad mejor, confiando en el Derecho y en los abogados de bien. 

Un saludo a todos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *