Quien administra los bienes de la herencia es una cuestión importante que siempre se plantea en todas las sucesiones donde hay múltiples herederos y diversidad de bienes.

quien administra los bienes de la herencia


La Comunidad Hereditaria: 

Tal como hemos dicho en otros artículos, producido el fallecimiento de una persona sus bienes se transmiten a sus herederos, inmediatamente desde el momento mismo del deceso, sin importar aceptación o rechazo, e independientemente del inicio del proceso sucesorio.  Desde ese momento se plantean situaciones diversas; una de ellas podría ser que los herederos estén plenamente de acuerdo entre ellos respecto a la manera en que podrán continuar tomando las medidas necesarias para la buena conservación del patrimonio hasta tanto deba liquidarse y dividirse para darle a cada uno lo que le corresponda. Sin embargo, en otras ocasiones puede suceder que un coheredero que está en posesión de una cosa mueble o de un inmueble continúa con este y realiza mientras tanto los actos necesarios para su conservación y goce.

Es decir, podemos observar que si todos los herederos están de acuerdo respecto a quien administra los bienes de la herencia de una manera que les resulte más práctico a todos, pueden ir realizando los actos necesarios para la conservación y con la finalidad de que el patrimonio heredado no se deteriore, deprecie o corra riesgo de desaparecer.

Pero qué sucede cuando entre los herederos no hay un acuerdo sobre cómo administrar estos bienes que forman parte del acervo hereditario, o bien están de acuerdo pero ninguno quiere hacerse cargo de la tarea de administración que  conlleva

Va de suyo que esta situación de desarmonía en la administración de los bienes de la herencia se agrava notoriamente cuando uno de los herederos queda en posesión de un bien inmueble habitándolo y negándose a desocuparlo o a que se designe un administrador diferente.

¿Quién puede ser designado administrador de herencia?

Nuestro Código Civil y Comercial establece que pueden ser designado administrador tanto personas físicas como personas jurídicas. En tanto se establece que son los copropietarios de la masa indivisa los que pueden designar el administrador así como prever el modo de removerlo. Ahora bien suele suceder que en muchos casos no hay acuerdo entre los  herederos y ello por diferentes situaciones que suelen darse en la práctica. En este caso la solución esta dada en el  citado cuerpo legislativo que determina:

«(….) A falta de mayoría, cualquiera de las partes puede solicitar judicialmente su designación, la que debe recaer preferentemente, de no haber motivos que justifiquen otra decisión, sobre el cónyuge sobreviviente y, a falta, renuncia o carencia de idoneidad de éste, en alguno de los herederos, excepto que haya razones especiales que lo hagan inconveniente, caso en el cual puede designar a un extraño”

(Conf. Art. 2346 C.C.y C.).

Como vemos, en primer lugar se da preeminencia al cónyuge sobreviviente, dado que se entiende que en su carácter de socio participe de la sociedad conyugal es quien está en mejor posición, sea por conocimiento o interés, para llevar adelante la administración temporaria  y provisoria hasta tanto se liquiden y distribuyan los bienes. No siendo posible esto; la designación debe recaer en uno de los herederos y recién si esto no es posible por alguna razón especial la designación deberá caer sobre un tercero.

La rendición de cuentas.

Ahora bien, es importante destacar lo siguiente: sin importar quien administra los bienes de la herencia, y por el motivo que fuere, sea por un acuerdo entre los herederos, sea por una designación judicial o simplemente (y como se da mucho en la práctica) por ejercer una administración tácita en cabeza de alguno de los herederos que  quedó haciendo uso de algún bien por cuestión de cercanía con el causante o los bienes, sin que los demás herederos no se le hayan opuesto, en todo caso, siempre el administrador tiene LA OBLIGACIÓN DE RENDIR CUENTAS. Es decir, justificar gastos, ingresos, decisiones, mantenimiento, impuestos, etc.

Es muy común que cuando la administración está siendo ejercida por un sucesor, a éste le resulte dificultoso dada cierta reticencia a tener que dar explicaciones a los demás comuneros;

Sin embargo, lo cierto es que la administración de herencia no sólo implica una obligación para el administrador, sino también le representa un derecho a que los gastos en los que hubiere incurrido y las tareas que hubiere realizado le sean efectivamente reembolsados. Es decir, la ley contempla solución a la que debe someterse la habitual y apesumbrada queja que solemos ver de parte de los herederos que administran una herencia: “yo me hice cargo de todo; yo pague todos los impuestos; fui yo el que hizo todos los trámites, etc…». 

Conclusión.

Entonces, sentado todo lo dicho, y como abogados que ejercemos a diario el derecho procurando soluciones prácticas, para nosotros es importante tratar de evitar conflictos que siempre implican un fuerte desgaste emocional y económico para nuestros clientes. Y siempre en vistas a proteger su patrimonio, desde un primer momento, sea por la situación que sea que un sucesor o un tercero haya quedado haciendo frente a la conservación y administración de la herencia, ACONSEJAMOS  llevar cuentas claras, tomando nota y dejando constancia documentada de cada acto, de cada pago, de cada recibo.

Y por supuesto, siempre consultar con un abogado idóneo para que lo guíe y acompañe en esa administración, lo cual le evitará tomar decisiones  erróneas y perjudiciales para todos los herederos.

¡Proteja su herencia, consúltenos! Y no olvides compartir este artículo en tus redes con todas las personas que puedan necesitarlo!

Encuentrenos en Facebook e Instagram !


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *